Está en: Inicio > MUNICIPIO > Introducción Histórica

Introducción Histórica

Su primera constancia histórica data de 1118. La villa, tal y como la conocemos hoy, nace con la actividad repobladora de los ss. X y XI. A tenor de su toponimia y de sus gentes, así como de su ubicación, Villazala fue poblada con mozárabes y omañeses. En el s. XV forma parte del señorío del Marqués de Astorga, siendo cabeza de una de sus jurisidicciones, que englobaba una decena de pueblos de la Vega del Órbigo y otros tantos del Páramo leonés.


En 1812 desapareció la jurisdicción tal y como la conocíamos y nacieron los Ayuntamientos.Un primer intento fallido durante el Trienio Liberal llevó a la definitiva configuración de 1833-1837 en la que Villazala fue elegida como cabeza de municipio, pero sin que estuvieran ya incluidos los pueblos de la ribera. En origen se compuso de los pueblos que aún lo componen hoy, más los de Valdefuentes y Azares. Estos dos se segregaron en la reordenación de 1860, formando juntos un nuevo municipio. Hubo nuevos intentos de volverlos a juntar pero hasta hoy se mantienen ambos municipios independientes.

El siglo XX trajo grandes cambios a la localidad. A mediados de la década de los 30 llegaba la electricidad. Y en los 50 arrancaba lo que sería la gran noticia del siglo: la concentración parcelaria y el regadío gracias a la construcción del pantano de Luna, inaugurado a finales de esa década. Si bien Villazala mantenía alguna zona regable desde el s. XIV gracias a la histórica "Presa Cerrajera", su ubicación en las arribas del río Órbigo obligaba a que casi toda la siembra fuera en secano. Pero durante los 60 se reordenó el campo y se construyeron los grandes canales de riego. En 1969, casi como último de ellos, se inauguraba la acequia Castañón, que pasa junto al pueblo. Desapareció el ya poco viñedo existente y se dejó paso a nuevos cultivos.

Sin embargo, lo que podía ser el resurgimiento y el futuro de la comarca coincidió con la mayor época de emigración, principalmente a Cataluña, lo que motivó que a pesar de tener una mayor riqueza agraria, comenzara a descender la población.

La década de los 80 comenzó con otro hito histórico: la cimentación de las calles y el fin de caminar sobre calles de tierra, piedras y barro, siendo el primer pueblo del contorno en disfrutarlo. Lo más llamativo, es que las calles las hicieron los propios vecinos del pueblo mediante "hacendera".

Los 90 trajeron el casi abandono de algunos cultivos, como la alubia, en beneficio de la maíz, menos costosa de trabajar y por entonces con mejor precio de mercado. A día de hoy son el maíz, la remolacha azucarera y el cereal (trigo y cebada principalmente, con algo de avena y centeno) los cultivos más habituales, si bien proliferan las huertas que facilitan buena parte de las legumbres y hortalizas a las gentes del vecindario. También a principios de esa década se estrenaba la nueva iglesia, que mantiene un claro sabor rural; aunque hoy es el día que se cree que podría haberse intentado reparar la antigua, como han hecho algunos pueblos vecinos. Poco después se construía un nuevo cementerio.

El siglo XXI ha vuelto a traer una nueva reconcentración parcelaria y la modernización de los regadíos.

Sede electrónica bandos Portal de Transparencia

TELÉFONOS DE INTERÉS

  • Ayuntamiento: 987642067
  • Farmacia: 987 644 421
Más teléfonos
Financiación